Alaric LeBlanc

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alaric LeBlanc

Mensaje por Salvatore el Sáb Sep 13, 2014 1:43 pm

Nombre Real: Alaric Leblanc
Apodo: Al o Rick
Nacionalidad: Francia
Profesión: Médico
Edad: 27

Aspecto:
Alaric es de contextura delgada, aunque musculoso. Caucásico, ojos de color azul esmeralda, con los que puede conquistar cualquier cosa que él desee. Cabello de color negro oscuro, y corto. Suele vestir con camperas de cuero, botas y ropa de marca, todas de color negro. Es irresistible para cualquier mujer, por lo que se aprovecha de ello para utilizarlas en su beneficio gracias a su encanto.

Personalidad:
Alaric es irónico y sarcástico, es su forma de defenderse, pero tras ese escudo vemos a un hombre lleno de dolor y un pasado repleto de errores. Es ingenioso e inteligente, de hecho siempre se da cuenta de lo que pasa alrededor, astuto, paciente. No confía en nadie. En ocasiones resulta un tanto brusco, borde pero es cortés denotando su culto origen.

Imagen:



Habilidades:
Alaric es un hombre inteligente. Realmente inteligente. De pequeño, denotó tener una enorme capacidad de aprendizaje, de autoaprendizaje y de adaptabilidad. Lo que favoreció que pudiese, directamente llegar a aprender solo. Considerado como un genio, desarrolló otras cualidades que le sirvieron a la hora de elegir su camino. Un enorme pulso, sangre fría y concentración; unidas a la gran curiosidad que pareció demostrar desde una temprana edad, hicieron que cogiese el camino de la medicina, haciendo y creando su tesis centrada en los bio-campos coporales y como su manipulación podía beneficiar enormemente a la curación y sanación, apoyando, mediante teorías y pruebas científicas, aquellas tradiciones que, durante milenios, se fueron transmitiendo entre curanderos y sanadores por toda China y Japón. Técnicas como la acupuntura y cupping, se veían favorecidas por dicha teoría.
Es diestro en algunos deportes, aunque no es especialmente fuerte. Se le dan bien sobre todo los deportes tácticos, como es el voleibol, fútbol, así como ya los más tranquilos.

Poderes:
Control del magnetismo.
De una manera burda, es capaz de detectar, crear, alterar y controlar campos magnéticos. Eso es debido a un alto nivel de electrolitos en sangre que incrementan su campo biomagnético y lo alinean con el terrestre.
Al ser capaz de controlar campos magnéticos, y de generarlos, puede controlar metales ferrosos (hierro, acero, etc). Puede utilizar dichos campos magnéticos para mover y alterar objetos compuestos por éstos metales. Al poder alterarlos, escapaz de incrementar su temperatura, licuarlos o reformarlos. Al poder crear y controlar campos magnéticos, puede protegerse creando un campo de fuerza magnético a su alrededor, con el que puede incluso levitar y desplazarse a una cierta velocidad. Como consecuencia de esa modificación y control de los campos magnéticos, puede ver las lineas magnéticas y patrones de energía electromagnética, lo que le permite percibir el aura eléctrica de los seres vivos que le rodean.
Aunque es cierto que sus poderes son de lo más variopinto, necesita estar en un buen estado de salud para poder llegar a afectarlos y utilizarlos de manera óptima, necesitando una cierta y gran concentración según lo que quiera hacer.

Ahora mismo en el nivel en el que se encuentra el personaje, es capaz de utilizar los campos magnéticos para protegerse de grandes objetos, siéndole más complicado y difícil detener y protegerse de los pequeños debido a la poca masa ferrosa que contienen. Con entrenamiento y paciencia, será capaz de desarrollar un mayor control de esa capacidad pudiendo llegar a desarrollar sus poderes como aquí está escrito, e incluso a cosas superiores, siendo el DJ quien llegase a poner el límite a ese control del espectro magnético, o hasta donde podría llegar a evolucionar.

Historia:
Hijo de Dean Leblanc un apasionado músico de Jazz y Moira Jesner, una enfermera, su nacimiento vino al mundo en condiciones especiales. Nació una fría noche de diciembre en el vehículo familiar, cuando éste, quedó astacado en la nieve cuando se dirigían hacia el hospital. El parto, fué de manera natural y fué llevado por su madre, quien, incluso en esos momentos, guió como buenamente pudo a su padre. Aunque débil, consiguió sobrevivir. El pequeño Alaric, prematuro y con un parto complicado, se agarró a la vida y denotó un gran ansia por devorarla. Con sus ojillos vivos empezó a curiosear y a aprender lo que le rodeaba. Su infancia fué bastante tranquila, dentro de lo que cabe. Con una madre que trabajaba, era el padre quien se encargaba de enseñarle. De él aprendió la pasión por la música, el sonido de las letras y las partituras así como las enormes ganas de vivir que parecía contagiarle a cada instante. Su madre, más paciente, le enseñó por su parte que la vida era curiosidad, que siempre había cosas nuevas que aprender. Le empezó a enseñar los misterios del cuerpo, los virus, esos pequeños soldaditos que atacaban al cuerpo, y como su labor era ayudar a otros a luchar contra ellos. Eso, en mente de un niño, era más que un guión para poder crear centenares y decenas de historias.
Autodidacta, una cualidad nada denesnable, consiguió aprender por su cuenta mucho de los libros que sus padres tenían en casa. No se relacionaba mucho con los otros niños, ya que de hecho parecía aburrirse con esos juegos infantiles que se traían entre manos; él, sin embargo, disfrutaba con las llamadas cosas de mayores. Su curiosidad por todo lo que le rodeaba, y su aburrimiento por la materia que seguían los demás alumnos, hizo que empezase a suspender en el colegio. Una prueba que le hicieron a los 8 años, sacó que era todo un genio, por lo que lo trasladaron a un colegio especial. Aunque la familia, no estaba económicamente tan sobrada, sus padres se las arreglaron para mandarlo a un colegio especial. A los 16 años terminó los estudios con matrícula de honor y fué a la universidad algunos años antes, de hecho, en lugar de ir a los 21 años como debería, fué 5 años antes, lo que hizo que a la tierna y joven edad de 21 años, terminase los estudios en medicina, doctorándose como uno de los más jóvenes en la universidad y especializándose en medicina general.
No sería hasta la pubertad, cuando empezase a notar que le ocurría algo, y lo descubrió de la manera más particular y curiosa del mundo. Yendo en autobús, de camino a la universidad, se dió cuenta de como la gente se enganchaba a las barras metálicas superiores del autobús para no caerse. Empezó a ver ese comportamiento como algo natural, y empezó a analizar lo que ocurría. Casi de manera innata, empezó a ver la atracción que había entre unos cuerpos y otros y como unas fuerzas parecían atraer a otras y repeler a otras. Él, era capaz de ver eso, como meros colores, como meras auras que parecían refulgir y moverse de un sitio a otro. Esa primera comprensión y visión de los campos magnéticos, hizo que empezase a ver la relación que había entre ellos y el cuerpo humano, de ahí la especialización en su tesis con la que consiguió esa gran nota. Fué la misma curiosidad de la interacción y focalización en puntos claves del cuerpo, cuando empezó a ver el potencial que podía tener. Como un mero roce era capaz de producir el mayor de los daños, o por contra el más sensual de los placeres.
Tras su matrícula, fué fichado por uno de los hospitales de Francia, donde se encuentra trabajando, estudiando por su cuenta para hacer un máster en terapias alternativas y disfrutando de las conferencias y charlas con neurólogos especialistas sobre el verdadero poder de los electrolitos y campos eléctricos del organismo y su efecto en los estadios de ánimo así como de salud.
avatar
Salvatore

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.